LA ABUELA Y LOS NIETOS.

Papá y mamá se fueron de la aldea porque no tenían terreno para sembrar maíz. Además la tierra donde viven es muy pedregoso y no hay agua. Por eso pidieron permiso a Dios y a la Santa Patrona para que les acompañaran en su viaje hacia el NORTE. Tenían ya dos lindos niños y querían darles lo mejor. Entre tantos peligros y cárcel, lograron llegar a los Estados Unidos. Ahora cuentan que días tienen trabajo y otros no. Sin embargo ya han logrado pagar su deuda y comenzarán a juntar dinero para mandarlo a la abuela. Los niños crecerán sin el amor de sus papás, pero les han dicho que es por la pobreza que están solos con la abuela. DIOS BENDIGA A LOS MIGRANTES EN SU DIA, 7 DE SEPTIEMBRE.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *